NoticiasLaboratorio Juan Antonio Tello

Noticias

           Fiabilidad de Rendimientos

            Una vez más, quisiéramos resaltar con este breve comunicado la importancia de la correcta toma de muestras de aceituna para la fiabilidad de los resultados de rendimientos. Todas las recomendaciones que siempre hemos transmitido tienen una muy especial importancia en campañas como en la que volvemos a estar: Los calores y la sequía de los meses de Septiembre y Octubre han hecho que la maduración del fruto haya sido incompleta y muy irregular; ha helado, y para colmo se nos ha caido al suelo y se nos ha embarrado.


                En cualquier bolsa de aceituna, si la observamos, comprobaremos lo que mediante estas fotos intentamos transmitir: Aceitunas bien desarrolladas junto a otras muy irregulares, y entre las que hay huesos apenas cubiertos de piel, la deshidratación que tanto los fríos, como los días de sol, provocan, originan aceitunas arrugadas y pequeñas, lo que dificulta aún más su correcto muestreo, y por último, el barro. La falta de peso que observamos de nuevo este año es también consecuencia de esta mala maduración, con frutos que apenas pesan 2,5 gramos de media, cuando deberían estar por encima de 4,0 gramos, y con relaciones pulpa/hueso de apenas 3, cuando este dato debería estar > 5.

 

                   Por todo lo dicho, rogamos encarecidamente dos recomendaciones:

1ª.- De portes de > de 3.000 Kgs., tomen más de una muestra.

2ª.- No se limiten a simplemente voltear y/o inclinar la espuerta para llenar la bolsa, usen los cazos toma muestras que permiten llegar hasta el fondo de la espuerta, cogiendo así de todos los niveles.

Descarten los cubos rígidos, ya que una vez llenos no permiten voltearlos ni muestrearlos con el cazo, en el mejor de los casos sólo volcarlos levemente, lo que sin duda puede favorecer que primero caigan aceitunas distintas de las que se quedan atrás, lo que en el caso de la necesidad de una segunda muestra, podría marcar diferencias importantes en los valores de rendimientos.

 3ª.- No usen espuertas pequeñas que se llenan fácilmente con portes un poco grandes, usen siempre espuertas grandes en las que quepa holgadamente toda la aceituna que recogen los tomamuestras. Tendremos una muestra mucho más representativa del porte que hemos descargado.

¿Por qué se deben analizar los ftalatos en mis aceites?

 

     Los ftalatos o ésteres de ácido ftálico son una familia de compuestos químicos que se usan principalmente para producir plástico flexible y maleable. Los ftalatos se usan en cientos de productos presentes en nuestros hogares, hospitales, automóviles y negocios (alambres y cables, suelos, revestimientos de paredes, láminas autoadhesivas, cueros sintéticos, telas recubiertas y aplicaciones para techos, dispositivos médicos, PVC de uso general, adhesivos, tintas, cosméticos, lubricantes y aceites minerales...)

En estas aplicaciones se los llama “plastificantes” debido a que se utilizan para suavizar el plástico (principalmente vinilo o pvc) y hacerlo flexible. Sin embargo, al no estar químicamente ligados a la matriz plástica, los ftalatos pueden abandonar el material y migrar a los fluidos en contacto con ellos (En mucha mayor medida en fluidos lipofílicos como aceites)

Los ftalatos más comunes son el  ftalato di(2-etilhexil) (DEHP), ftalato de butilbencilo (BBP),  ftalato de dibutilo (DBP), ftalato de diisononilo (DINP) o  el ftalato de diisodecilo (DIDP).

Los ftalatos son sustancias potencialmente tóxicas. Aunque su toxicidad está catalogada como baja para el DINP y DIDP, los DEHP,DBP y BBP están considerados como disruptores endocrinos y se han incluido en la lista REACH de la unión europea.

bottle of water 1811019 640

Cuando se trata de productos plásticos blandos generalmente contienen cantidades considerables de estos agentes tóxicos. Más importante que la cantidad total de ftalatos presentes en estos artículos, es la cantidad de estos ftalatos que migran de los plásticos a los alimentos. El hecho de que la cantidad de ftalatos que se desprende de los productos no tenga relación con la cantidad total presente de éstos en el plástico, dificulta la toma de decisiones sobre la regulación en materia de seguridad de artículos fabricados con plástico, así que la solución es la cuantificación de la migración de los ftalatos. A la luz del conocimiento actual existe incertidumbre sobre los efectos crónicos que podrían traer consecuencias a los usuarios de estos productos y, basados en la evidencia de daños a la salud en animales, es necesaria la prevención.

Su contenido en alimentos está regulado pero la reglamentación europea al respecto en aceites es algo ambigua. La única referencia en cuanto a legislación en Europa es el  REGLAMENTO (UE) No 10/2011 DE LA COMISIÓN de 14 de enero de 2011 sobre materiales y objetos plásticos destinados a entrar en contacto con alimentos.

Este reglamento regula el contenido de algunas sustancias usadas en los plásticos destinados a estar en contacto con los alimentos. Para el caso de los ftalatos más comunes dice:

   DBP: Límite 0.3 mg/kg.  Utilizar solo como: plastificante en materiales y objetos de uso repetido que estén en contacto con alimentos no grasos;

          BBP: Límite 30 mg/kg. Utilizar solo como: plastificante en materiales y objetos de un solo uso que estén en contacto con alimentos no grasos, salvo los preparados para lactantes y              preparados de continuación, tal como se definen en la Directiva 2006/141/CE, o con alimentos elaborados a base de cereales y alimentos infantiles para lactantes y niños de corta                  edad, tal como se definen en la Directiva 2006/125/CE;

          DBP: Límite 0.3 mg/kg.  Utilizar solo como: plastificante en materiales y objetos de uso repetido que estén en contacto con alimentos no grasos;

          DEHP: Límite 1.5mg/kg. Utilizar solo como: plastificante en materiales y objetos de uso repetido que estén en contacto con alimentos no grasos;

          DINP y DIDP: No aparece límite en el documento ( pero se ha adoptado el valor de 9 mg/kg de límite de migración específica (SML) para la suma de ambos). Utilizar como                              plastificante en materiales y objetos de un solo uso que estén en contacto con alimentos no grasos, salvo los preparados para lactantes y preparados de continuación, tal como se               definen en la Directiva 2006/141/CE, o con alimentos elaborados a base de cereales y alimentos infantiles para lactantes y niños de corta edad, tal como se definen en la Directiva                 2006/125/CE.

A falta de otra legislación se han aceptado por buenos los LMR propuestos en esta normativa, pero no hay que olvidar que se refiere a materiales destinados a estar en contacto con alimentos y no al contenido en los propios alimentos que lógicamente debería ser menor.

18391037842 30b1069bd7 z

En el caso de los aceites, según la normativa indicada anteriormente, no se podrían usar materiales plásticos con ftalatos de ningún tipo y por tanto los límites aplicables desde un punto de vista estricto deberían de ser 0mg/kg o menor de un límite de cuantificación viable de por ejemplo 0.1 mg/kg puesto que no se debería producir migración alguna al aceite si el material plástico no los contiene.

La BNN (Bundesverband Naturkost Naturwaren) que es la asociación de envasadores mayoristas y minoristas ecológicos de Alemania, propone como límites 1mg/kg para DEHP y DBP y 5mg/kg para los otros. En Taiwán se exige un contenido de <0.1 mg/kg para los aceites ecológicos exportados. Según el responsable del ITERG(instituto de la grasa Francés) los límites deberían ser lo mínimo cuantificable puesto que los aceites deberían ser producidos en instalaciones con materiales libres de ftalatos y por tanto la migración a los aceites no se debería dar.

El laboratorio Juan Antonio Tello S.L. lleva años realizando la determinación de ftalatos en aceites al igual que toda una batería de contaminantes como plaguicidas, metales, hidrocarburos aromáticos policíclicos, hidrocarburos de aceites minerales (MOSH y MOAH) y más recientemente 3-MCPD y glicidil éster.

Tras varios años realizando sistemáticamente esta analítica en aceites vegetales de todo tipo (alrededor de 150-200 muestras anuales desde 2014) podemos afirmar que  la realidad es que muchos aceites presentan contaminación con ftalatos y no es sencillo cumplir realmente estas reglamentaciones; sobre todo porque los materiales usados en las fábricas no disponen en muchos casos de los certificados exigidos en cuanto a los ensayos de migración de estos compuestos necesarios para uso alimentario con grasas (estudios de migración específica en simulante de alimento graso D2).  Desde la recepción hasta el envasado final hay posibles fuentes de contaminación con ftalatos que hay que controlar.

En la tabla siguiente aparecen los resultados obtenidos desde 2016 hasta ahora (350 muestras)

  resultados obtenidos durante campañas 2016-2017 y 2017-2018(mg/kg)  
muestras analizadas: 350 BBP DEHP DBP DINP DIDP  
media <0.1 1.80 <0.1 1.44 1.0  
mediana <0.1 0.18 <0.1 0.68 <0.1  
valor máximo detectado 0.61 386.94 0.47 23.99 127.12  
porcentaje todo negativo <0.10 <0.10 <0.10 <0.10 <0.10 23.20%

      Solo el 23% de las muestras analizadas está libre de ftalatos (todos <0.10 mg/kg) y se han obtenido de forma puntual valores extremos para DEHP, DINP y DIDP.  Los ftalatos que aparecen en la mayoría de los casos son DEHP y DINP, mientras que BBP, DBP  aparecen solo en casos puntuales y generalmente en cantidades pequeñas.

        En la siguiente tabla se indica el porcentaje del  77% de muestras que presentó presencia de algún ftalato que incumplirían las normas que se aplican normalmente en los mercados que más demandan esta determinación. Para Taiwán todos aceites con algún ftalato estarían en principio fuera de norma.

Porcentaje de positivos  de DEHP y de DINP según reglamentos
  reglamento EU 10/2011 BMN (Alemania)
dehp 9.4 % (>1.5mg/kg) 11.3% (>1 mg/kg)
dinp 2.4% (>9 mg/kg) 5.9% (>5 mg/kg)

        El porcentaje de muestras que superan los límites regulados en la determinación de ftalatos es altísimo comparado con pesticidas (4500 muestras analizadas/año) o HAP’s (2000 muestras analizadas/año) (hidrocarburos aromáticos policíclicos) donde es menos del 1% según nuestra experiencia durante años (En el caso de los HAP’s ha habido un periodo de varios años de muchos casos positivos por el uso de cintas transportadoras inadecuadas, pero ahora este problema está ya casi subsanado por completo).  Por tanto nuestros datos ponen en evidencia que los ftalatos son un contaminante que hasta ahora no se ha controlado de forma adecuada y se hace muy necesario realizar análisis con mucha más periodicidad para intentar atajar esta contaminación bastante extendida como ya se hizo en su momento con pesticidas y con HAP’s.

Es recomendable analizar cada lote de aceite en su envase final porque se pueden dar contaminaciones diferentes en cada paso y no es suficiente con analizar un depósito de acero inoxidable. Desde ese depósito hasta el envase final va a cambiar la cantidad en ftalatos presentes.  Los contenedores cada vez más usados llamados IBC pueden ser también una fuente de contaminación al vender a granel por lo que deben tener el certificado alimentario adecuado; aunque a priori el PE (polietileno) no debería presentar una gran migración de ftalatos en la práctica se puede dar. Dentro de los envases plásticos el polímero PET (polietilen tereftalato) es el que menos contaminación da normalmente. El vidrio es la mejor opción para evitar migración de ftalatos.

plastic 2746793 640

En el caso de aceites de alto valor añadido como aceites Premium o aceites Ecológicos, donde además de las propiedades organolépticas se promocionan las propiedades saludables del aceite de oliva virgen extra, se hace casi imprescindible analizar estos contaminantes al igual que los otros ya mencionados, porque lo primero que debería cumplir un alimento que se intenta vender como saludable es que no presente contaminantes tóxicos.


Las multinacionales demandan más analíticas de control en el sector del grano

Estudio

El aumento de las enfermedades trasmitidas por los animales, la preocupación del consumidor por los alimentos GM (Genéticamente Modificados) y las medidas de seguridad que rodean la globalización del sector alimentario, son algunas de las causas que han disparado la solicitud de análisis de grano (principalmente cereales, semillas oleaginosas y legumbres) en muchas empresas multinacionales.

En la actualidad, uno de los principales problemas que nos encontramos es la falta de armonización en los estándares de seguridad alimentaria. Por ello, cada vez más, los mercados tratan de incrementar y globalizar los controles de seguridad para la importación y exportación de alimentos, especialmente en Europa.

Los servicios de análisis de control de grano, por uso final, se ha segmentado en alimentos y piensos. El segmento de alimentos dominó el mercado en 2016 y se prevé que sea el de mayor crecimiento en 2022.  Esto es debido, en gran medida, al creciente uso de cereales y otros tipos de grano en nuevos productos alimenticios. Además, los esfuerzos del gobierno y de las entidades reguladoras para garantizar una nutrición óptima, así como las exigencias de muchas cadenas distribuidoras, han concluido en un aumento de la demanda de pruebas analíticas de control donde se analizan pesticidas, micotoxinas, patógenos y GMO entre otros.

Europa representó la mayor cuota de mercado en análisis de grano. Esto se atribuye a las estrictas normas de regulación establecidas por la región europea para garantizar que los granos utilizados tanto en alimentos como en piensos sean inocuos para el consumo humano y animal.

Los laboratorios de Grupo Tentamus España disponemos de servicios analíticos de control para constatar la calidad de los alimentos de consumo humano y animal. Esta tendencia hacia cada vez un mayor control analítico para garantizar la seguridad alimentaria de todos los alimentos, también se nota ya en nuestro Sector de Aceites de Olivas y Aceites Vegetales Comestibles en general, con una mayor demanda analítica de contaminantes y componentes indicativos que garanticen esa seguridad alimentaria

Nuestro Dpto. Comercial estará encantado de atenderte y asesorarte sin ningún compromiso.

Leer estudio completo de Markets&Markets 

portada

 


¿Para qué sirve la determimación de las Pirofeofitinas (PPP)?

Entre los colorantes naturales presentes en el aceite se encuentran las clorofilas a (verde azulado) y clorofilas b (verde amarillento). Por eliminación del Mg las clorofilas se transforman en feofitinas a y b que son de color oliva parduzco. Las pirofeofitinas (ppp) son productos de oxidación de las feofitinas. Esta oxidación se da de forma natural con el paso del tiempo y se ve acelerada por la acción de la luz y de la temperatura.


Con la determinación de ppp se consigue medir el porcentaje de pirofeofitinas con respecto al total de feofitinas+pirofeofitinas presentes en la muestra, haciendo que esta determinación sea independiente del color que presente la muestra. No se mide el contenido absoluto de feofitinas que dependerá de la intensidad del color verde del aceite, sino la proporción de feofitinas que ha pasado a pirofeofitinas por la oxidación de éstas a lo largo del tiempo.


En el siguiente gráfico se representan los valores de las medianas de % de ppp por meses de las muestras reales analizadas en el laboratorio J.A.Tello (alrededor de unas 300 muestras por año).

Captura

En azul aparecen los valores de la campaña 14-15 (desde octubre a noviembre), llegando a 11 en noviembre del siguiente año. En rojo la campaña 15-16 (desde octubre a noviembre) llegando a 12 en noviembre del siguiente año. En verde la campaña 16-17 obteniendo valores similares (falta parte de octubre y noviembre de 2017).

En los 3 años se aprecia una evolución de este parámetro muy similar con un gran incremento durante los meses de verano (julio-agosto) llegando a un valor de 11-12 en el mes de noviembre siguiente, una vez transcurrido un año desde el comienzo de la obtención de aceites de cada campaña.

En este otro gráfico se representan todos los valores obtenidos para esta determinación para cada una de las muestras analizadas por el laboratorio J.A. Tello en cada mes:

Estos datos experimentales con muestras reales, en las condiciones de almacenamiento normales de nuestros clientes confirman los estudios realizados por diferentes organismos donde se llegó a la conclusión de que aproximadamente al año de la producción del aceite, el valor de ppp es de alrededor de 12%. Estos mismos estudios llegaron a la conclusión de que un valor límite de 17 sería un buen parámetro para detectar aceites con más de 18 meses de antigüedad desde su fabricación, independientemente de la fecha de envasado. Se estableció como valor límite 17 en países como EEUU (regulación de California) o Australia, para hacer coincidir este valor aproximadamente con 1 año y medio de fecha de consumo preferente, que es lo que establecen como una fecha adecuada para que no se vean afectadas otras propiedades del aceite, como las organolépticas.

Otro aspecto que puede ser también interesante para el Sector son los resultados preliminares obtenidos para detectar, o sospechar, la presencia en muestras de aceite de oliva virgen extra, de posibles mezclas con otros aceites “viejos”, o que hayan sufrido algún daño o tratamiento térmico. Estos tratamientos térmicos persiguen eliminar volátiles que dan propiedades organolépticas defectuosas, y que, además, también podrían eliminar parte de los ésteres etílicos, no aumentando significativamente la cantidad de estigmastadieno, que es la determinación para detectar presencia de aceite refinado en un aceite virgen, o de aquellos que han sufrido algún tratamiento térmico, incluso leve.

Los aceites sospechosos de llevar estos aceites “tratados”, presentan valores ligeramente altos en algunas determinaciones reguladas por el COI (ceras o eritrodiol), pero que sólo son detectables a ojos de personal con gran conocimiento y experiencia en estas determinaciones y tras un análisis exhaustivo de los resultados obtenidos. Otros, sin embargo, no pasan de ser indicios o sospechas sin tener un indicador claro de la presencia de este tipo de aceite. Así por ejemplo, valores medios para aceites de este tipo serían: ésteres etílicos (<20mg/kg); acidez (<0.30%); íncide de peróxidos(<10 meq O2/kg); ceras(sin C40)(<100 mg/kg); eritrodiol(<3%); esteroles y ácidos grasos(todo correcto, sin ácidos grasos trans)) y diferencia de ECN42(<0.10) y sobre todo estigmastadieno (<0.05 mg/kg). El panel test también lo tendrían en norma para virgen extra, quedando por tanto dentro del Reglamento COI.

Nuestros datos preliminares indican que las ppp podrían servir para sospechar claramente una posible presencia de este tipo de aceite “tratado” en un virgen extra, obteniéndose valores de 50-60% para este parámetro, que como ya se ha indicado, para un aceite con un año estaría alrededor de 12%. No obstante, no siempre que haya un valor alto de ppp será indicador de presencia de este tipo de aceite y podría deberse simplemente al paso del tiempo en muy malas condiciones de temperatura, luz y oxígeno.

 

Conclusión

Con esta determinación se puede evaluar la antigüedad de un aceite que se ha almacenado en condiciones normales en bodega o envasado y se puede usar como un parámetro para determinar una posible fecha límite de consumo preferente basándose en la aproximación de que cada mes aumenta un 1% el valor de ppp y el valor límite adecuado en base a otras propiedades del aceite sería 17%.


Se puede usar además para tener evidencias de que un aceite de oliva virgen tiene presencia de aceite tratado en condiciones térmicas muy suaves, que no se detectan o no incumplen el reglamento del COI para los estigmastadienos ni ninguna otra determinación.


 

¿Tienes dudas o sugerencias?

Déjanos un mensaje a través de nuestro formulario de contacto

Contacto